El hallazgo del bajo perdido de Paul McCartney: Una joya musical recuperada

Después de un año, el instrumento finalmente fue encontrado y devuelto a Paul McCartney. Esta es una gran noticia para los fans del exBeatle, ya que se trata de un bajo de marca Höfner que le habían robado en el año 1972. La historia detrás de la recuperación del bajo es fascinante, y aquí te contamos todos los detalles.

El bajo perdido de Paul McCartney fue objeto de una intensa búsqueda a lo largo del último año. Iniciativas como «The Lost Bass Project», lanzada en el 2023, dieron relevancia y viralización a la búsqueda. La iniciativa fue creada por el exdirector de marketing de Höfner, Nick Wass; el experiodista de la BBC Scott Jones y la productora de televisión Naomi Jones.

La investigación que llevó al hallazgo del bajo determinó que había sido robado de la caja de una camioneta durante la noche del 10 de octubre de 1972 en el área de Notting Hill en Londres. Después de realizar un trabajo de detective exhaustivo, se descubrió quién había robado el bajo y cómo había llegado a manos de quien lo tenía.

El instrumento fue devuelto a Paul McCartney por un joven usuario que había heredado el bajo del músico. Después de enterarse de la historia detrás del bajo, decidió ponerse en contacto y hacer la devolución. Según la página oficial del proyecto, más de 100 clientes potenciales y sugerencias sobre el bajo perdido fueron recibidas, y más de 600 personas se comunicaron con el equipo para ofrecer su ayuda.

El bajo en cuestión es un Hofner 500/1 de 1961 y tiene un gran valor sentimental para McCartney, ya que lo había adquirido cuando los Beatles desembarcaron en Hamburgo y lo utilizó hasta 1963. Con él grabó éxitos de los Fab Four como «Love Me Do», «Twist and Shout» y «She Loves You». La última vez que se supo del instrumento fue en 1969, cuando la banda terminó de filmar «Let It Be», aunque Paul lo conservó hasta la fundación de Wings.

Finalmente, después de un largo viaje de más de 50 años, el bajo fue devuelto a su legítimo dueño, quien está increíblemente agradecido a todos los involucrados. Sin duda, este es un gran final feliz para la historia del bajo perdido de Paul McCartney.

Deja un comentario