La arquitecta que nació en EE. UU., se crio en Rosario y codiseñó la nueva gira mundial de Green Day

La creación espectacular de un escenario mundial: Saviors, el tour definitivo de Green Day.

Corinne Merolla: Una Arquitecta Argentina que Deslumbra en el Mundo del Espectáculo

Hace tan solo un año y medio, la arquitecta Corinne Merolla decidió tomar la iniciativa de contactarse con la reconocida diseñadora Sooner Routhier, que trabajó en las giras de auténticos tanques de la industria como Coldplay, Muse, Paramore y The Weekend, para, de alguna manera, ofrecerle sus servicios.

La química entre ambas fue inmediata, tanto que en esa primera reunión virtual ya se pusieron a cranear un proyecto juntas. Fue así como Corinne se sumó al equipo creativo The Playgroung Creative, que lidera Sooner. Y un día de agosto del año pasado, les llegó la oportunidad de empezar a trabajar en lo que sería la próxima gran gira mundial de Green Day.

Aunque se siente cien por ciento argentina, Corinne Merolla aclara que nació en Estados Unidos, más precisamente en Fairfax, Virginia, una ciudad de menos de 25.000 habitantes ubicada a 40 minutos en auto de Washington D.C. Pero Corine se crio en Rosario, donde vive desde los seis años. Y no le hace falta documento, su acento habla por sí solo.

“Ya me trajo problemas comerme las eses”, dice entre risas en diálogo con ROLLING STONE. Cuenta que viene de una familia con larga data de inmigrantes e “híbridos”, así los llama y se siente parte de ese legado. Su papá nació en Nueva York, su mamá en Argentina. Su abuelo era italiano y su abuela, colombiana.

“Sabíamos que la gira de Saviors iba a estar basada en el álbum nuevo, pero todavía no se había lanzado —fue editado en enero de 2024—, y también que iba a celebrar el 30.º aniversario de Dookie y el 20.º aniversario de American Idiot”, explica Corinne. Se trataba, ni más ni menos, que de las obras cumbres de Green Day.

“Empezamos a estudiar cómo suelen ser sus giras, qué tipo de público tienen, cómo son sus conciertos. Queríamos hacer algo de mucho impacto, incorporar mucha pirotecnia, mucho fuego, pero llevarlo a un plano más analógico”, cuenta la arquitecta.

El trabajo del equipo creativo incluye desde redactar el guion del show hasta elegir dónde van a estar ubicadas las pantallas, qué van a reproducir en cada momento del show, cómo va a ser la iluminación, los juegos de flashes, las explosiones y todo lo que lleva a este tipo de espectáculos a otro nivel. Construyeron, por ejemplo, una pared de amplificadores que tiran pirotecnia.

Corinne cuenta que a lo largo de un largo año de trabajo la banda se involucró en el proyecto y aportó ideas. “Nos propusimos hacer un recorrido por toda la historia de estos tres álbumes. Eso también involucra las letras de las canciones, el arte de tapa de cada álbum. Por ejemplo, en Dookie nos inspiramos muchísimo en el arte de tapa. De hecho, la explosión es un inflable gigante que se alza justo cuando empieza esa parte del disco. Tenemos un avión que está volando entre el público tirando bombas que también está inspirado en el arte etapa con dos perros que lo están llevando, que son los perros de la portada. Toda con gráfica muy a mano alzada”, detalla apasionadamente sobre el show que dura casi tres horas. Y que tuvo la oportunidad de ver en vivo en su estreno, a finales de mayo, en España.

Aunque todos los proyectos son distintos, Corinne dice que siempre tiene un lápiz y un papel en la mano. Que le gusta dibujar a mano alzada, que es muy del boceto, de lo tangible. Más allá de que dibuja mucho en la computadora, disfruta lo analógico. Aunque gracias a la tecnología tiene puede mantener su estilo de vida en Rosario y trabajar para Estados Unidos sin problema. Con Sooner tienen una oficina virtual a la que se conectan a diario para trabajar codo a codo.

Por supuesto, a Corinne le encanta la música. Y cuando se estaba por recibir de arquitecta, en Rosario, se dio cuenta de que sus pasiones podían tener un punto de contacto. “En mi familia crecimos en un núcleo supermusical. También soy cantante y fui vocal coach mucho tiempo. Siempre estuve muy en contacto con la música, estoy entrenada como música. Para mí, es re importante tener algo de conocimiento de música para poder abordar esto. Porque después, cuando estás haciendo la programación de luces o de las visuales, es fundamental que entiendas cómo se diagrama una canción, cuáles son las partes, qué instrumento tiene más importancia, qué es lo que está contando realmente esa canción y también, desde un plano más técnico musical, cómo lo representas con el escenario.

Después de Green Day, ¿soñás con trabajar con algún artista en particular?

Es que tendría que haber nacido en otra época…

Bueno, vale que no estén vivos.

Estos están vivos, pero están todos peleados: ¡me encantaría con Pink Floyd! También con Led Zeppelin o con Black Sabbath… Soy un alma vieja que está habitando el cuerpo de una treintañera.

Deja un comentario